Mujer

Tu cuerpo es el lugar en el que vives, mímalo, escúchalo y cuídalo

INCONTINENCIA URINARIA

La incontinencia urinaria afecta a 1 de cada 4 mujeres, creando en estas mujeres una sensación de inseguridad como consecuencia del miedo a oler, estar mojada, incomodidad en las relaciones sexuales,…. A pesar de que esta afectación aumenta con la edad, debemos evitar el mito de que la incontinencia está inevitablemente adherida al envejecimiento de la mujer.

Mediante la fisioterapia podemos fortalecer la musculatura del suelo pélvico así como reducir las posibles lesiones que presente la pared de la vagina con el objetivo de mejorar la capacidad contráctil de esta musculatura proporcionando a las mujeres un control de su propio suelo pélvico.

Subir

PROLAPSO

Los prolapsos hacen referencia a la “caída” o descenso principalmente del útero a través del conducto vaginal, aunque también se pueden producir prolapsos de la propia vagina, la vejiga, el recto o el intestino delgado, manifestándose como “sensación de que algo cuelga o bulto” incontinencia fecal o urinaria, hemorragias, infecciones, dolor lumbar y/o dolor durante las relaciones sexuales.

Los prolapsos se producen principalmente en mujeres que han tenido más de un parto vaginal, como consecuencia de los sistemas de sostén, principalmente de los músculos, ligamentos y fascias.

Para el tratamiento conservador de esta patología se propone fortalecer la musculatura del suelo pélvico, la normalización fascial y el control postural mediante reeducación postural y gimnasia de fortalecimiento abdominal hipopresiva.

Subir

EPISOTOMÍA Y DESGARROS

La episotomía se utiliza para “facilitar” o “permitir” la salida del bebé durante la fase de expulsivo del parto. Sin embargo, el hecho de llevar a cabo este “corte” dará lugar a una mayor predisposición de sufrir desgarros anales y debilitamiento de la musculatura del suelo pélvico. Además, muchas ocasiones va a predisponer a que la mujer sufra infecciones y que quede una cicatriz dolorosa lo que dificultará notablemente las relaciones sexuales.

Desde la fisioterapia se propone realizar masajes de la zona perineal durante las semanas 32-35 de gestación con el objetivo de favorecer la flexibilidad del periné para la fase de expulsivo, no sólo en consulta sino pautando a las pacientes para que puedan realizarlo en casa.

Sin embargo, en ocasiones esta práctica es necesaria y para ello la fisioterapia en la fase de postparto tendrá como principal objetivo el tratamiento del suelo pélvico y la musculatura abdominal con el objetivo de reparar las funciones de continencia, sostén y sexualidad que desempeña el suelo pélvico

Subir

VAGINISMO

El vaginismo es la contracción involuntaria de los músculos del tercio inferior de la vagina provocando la dificultad o imposibilidad de la penetración durante las relaciones sexuales.

El vaginismo puede ser primario en el caso de que nunca haya podido tener penetraciones de ningún tipo o secundario como consecuencia de un parto, cambios hormonales, abusos sexuales, infecciones o cirugías.

Mediante la fisioterapia se llevaran a cabo técnicas cuyo principal objetivo será la paliación del dolor, la mejora del trofismo de los tejidos y la reeducación postural permitiendo una mejor movilidad de la zona y normalización del tono de los tejidos.

Subir

DISPAREUNIA

La dispareunia es un dolor genital puntual o continuamente asociado a las relaciones sexuales pudiendo ocasionarse antes, durante o después de las mismas.

La dispareunia después del parto es muy frecuente debido a desgarros y/o episotomías ocasionadas durante el parto. Ocasionando ansiedad y rechazo de la mujer ante las relaciones sexuales.

La fisioterapia tendrá como objetivo reducir la sensibilidad de la zona dolorosa, reeducar las disfunciones músculo-esqueléticas y con ello reducir el miedo a la penetración.

Subir

ENDOMETROSIS Y DOLOR PÉLVICO CRÓNICO

El dolor pélvico crónico se localiza en la zona baja del abdomen, siendo su origen muy diverso como pueden ser: ginecológicas, relacionadas con el sistema digestivo, urológicas y neurológicas derivadas de atrapamientos nerviosos.

Las más importantes de todas estas causas son las endometriosis ocasionadas por una inflamación del endometrio, lo que con el tiempo puede dar lugar a adherencias entre los órganos pélvicos ocasionando dolor.

La fisioterapia estará destinada a reducir la inflamación, mejorar el trofismo de los tejidos, reducir o eliminar las adherencias y normalizar el tono muscular así como la postura.

Subir

INCONTINENCIA FECAL

Se trata de la pérdida involuntaria de las heces y/o gases pincipalmente durante aquellas acciones que implican un aumento de la presión intrabdominal y del suelo pélvico, tales como durante los estornudos, la tos y los esfuerzos en las actividades cotidianas, ocasionando una importante limitación social en los pacientes que lo padecen por miedo a sufrir situaciones incómodas así como la sensación de falta de higiene.

La fisioterapia tendrá por objetivo la reeducación perineal mediante ejercicios y consejos de higiene y dieta.

Subir

ESTREÑIMIENTO

El estrés, la falta de ejercicio, la mala alimentación, la falta de hidratación y la toma de determinados fármacos pueden ocasionar una alteración del sistema digestivo, concretamente estreñimiento. Sin embargo, no se considera estreñimiento hasta que las deposiciones son inferiores a tres veces por semana.

El estreñimiento provoca sensación de malestar, pero a largo plazo puede provocar daño de las venas de los miembros inferiores por el esfuerzo generado en la musculatura de las mismas al forzar la expulsión de las heces, hemorroides y la apertura del diafragma ocasionando una hernia de hiato por el empuje del estómago.

Regular cualquiera de estos aspectos que lo originan pueden mejorar notablemente esta situación que sufren los pacientes. Sin embargo, cuando no es posible restablecer la función normal del sistema intestinal la fisioterapia tendrá como objetivo la recuperación de la sensibilidad rectal y la normalización del tono de la musculatura implicada en la defecación.

Subir

FISURAS ANALES

Las fisuras anales se caracterizan por dolor y sangrado durante la defecación como consecuencia de una herida en el esfínter generalmente secundaria a un estreñimiento.

Debido a la localización de esta zona es difícil la cicatrización por lo que la fisioterapia tendrá como objetivo aumentar el metabolismo de la zona para facilitar la cicatrizaciónd e la zona, así como la reducción de la tensión miofascial secundaria al dolor y la neuromodulación del SNC.

Subir

ATRAPAMIENTO DEL NERVIO PUDENDO

El atrapamiento del nervio pudendo o síndrome de la parálisis perineal del ciclista. El nervio pudendo (S2, S3 y S4) es el encargado de inervar el periné y los órganos genitales y su atrapamiento, generalmente ocasionado por una compresión vascular o nerviosa o tras el parto por el estiramiento del mismo, ocasiona un dolor agudo muy intenso en su recorrido principalmente al sentarse, estreñimiento, disfunción sexual, dificultad para la micción o defecación y dolor perineal que empeora a medida que avanza el día.

La fisioterapia estará orientada al tratamiento fascial, mejora de la movilidad de la pelvis y reeducación postural.

Subir

VAGINISMO

La respuesta automática de contracción de los músculos que rodean la entrada de la vagina da lugar a fuertes dolores haciendo imposible la penetración en el coito. 


Su origen puede deberse a causas orgánicas, como un parto, abusos sexuales o infecciones o, por el contrario, puede ser debido a ideas preconcebidas o mitificaciones acerca de las relaciones sexuales o lo que las rodea, como miedo al embarazo, temor a perder el control o al dolor en la penetración. También puede dar lugar al desarrollo de otros trastornos sexuales. 


La terapia se basará en el aprendizaje y aplicación de distintas técnicas y ejercicios de fisiosexología como una reestructuración cognitiva que permita reconducir las ideas que se encuentren a la base psicológica del problema. 
 Subir

ANORGASMIA

Es la incapacidad para alcanzar el orgasmo. Tras una fase de excitación satisfactoria, en la que la persona es capaz de sentir placer, el climax no se manifiesta, imposibilitando el orgasmo. La capacidad del deseo y la excitación no tienen por qué verse alteradas. Puede deberse tanto a factores orgánicos, consumo de determinadas sustancias o factores psicológicos. 
La anorgasmia puede ser:

Primaria, cuando nunca se ha experimentado un orgasmo.

Secundaria: cuando sí había orgasmo y a causa de algún acontecimiento se ha dejado de experimentar.

Situacional: si no se alcanza el orgasmo solo en determinadas circunstancias. 

El tratamiento se basa en una reeducación sexual en positivo, eliminando obstáculos cognitivos relacionados con nuestra sexualidad, así como un programa de consecución de fases que logrará modificar y conocer nuestras sensaciones en la respuesta sexual propia. 

Subir

DISPAREUNIA



Se trata de la aparición de dolor durante el coito. Puede producirse al inicio del mismo, durante la experiencia sexual o finalizada la misma y viene provocado bien por causas orgánicas o bien por causas psicológicas.


La experiencia continuada de dolor durante las relaciones sexuales provoca rechazo ante las mismas, incluso ante cualquier idea relacionada con el sexo. Suelen desarrollarse a causa de estos dolores otros trastornos como fobias sexuales, pérdida del apetito sexual o aversión al sexo. 


El tratamiento adecuado de la dispareunia incluye la desensibilización mediante determinadas técnicas y ejercicios de fisioterapia y una terapia sexual orientada a eliminar posibles consecuencias emocionales negativas. 


Subir

DESEO SEXUAL HIPOACTIVO O BAJO APETITO SEXUAL

También denominado “apatía sexual” o “falta de deseo sexual” se refiere a la falta de ganas de mantener encuentros sexuales, las personas con apatía sexual no se sienten atraídas por la idea de tener sexo.

Esto provoca que no se busque la gratificación sexual aunque se encuentre disponible y la obligación de tener que “cumplir” con las exigencias sexuales de la pareja puede provocar sensaciones negativas y trastornos en otras áreas personales, como en la autoestima o autoconcepto, así como problemas en la relación de pareja. 


 

Subir

FOBIAS SEXUALES

Una fobia es una respuesta de miedo irracional ante un estímulo concreto. En el caso de las fobias sexuales, el estímulo a evitar es una práctica sexual específica, que produce en nosotros sentimientos de profundo malestar, miedo y ansiedad. 
El tratamiento psicosexual de las mismas consisten en un programa por fases de desensibilización ante el estímulo fóbico, combinado con determinados ejercicios de relajación y control de la respuesta ansiosa. 


Subir

AVERSIÓN AL SEXO

Se trata de una conducta de evitación a la vida sexual. Dicho rechazo habitualmente es la respuesta de emociones de miedo, asco o repulsión que vienen dadas por ideas o pensamientos en muchos casos irracionales acerca de las relaciones sexuales. Todo esto termina provocando una elevada ansiedad y malestar en la persona que lo sufre. 
El principal objetivo del tratamiento es reducir el miedo y la evitación sexual, gracias a técnicas y ejercicios específicos.


 

Subir

PROBLEMAS DE AJUSTE SEXUAL


La sexualidad humana es uno de los comportamientos más complejos del ser humano y suele consistir en un intrincado proceso de transformaciones a lo largo de los años y diferente en cada persona. A veces, ajustarse a estos cambios propios o ajenos, puede conllevar dificultades, por ello en ciertos casos podemos contar con ayuda profesional para lograr la óptima adaptación a los mismos. 


Subir

MEJORA DE LA SEXUALIDAD

No todas las demandas que recibimos en consulta reflejan disfunciones, una gran parte de ellas se basan en querer aprender a mejorar nuestras relaciones sexuales, aumentar nuestra educación sexual, desmitificar ideas, querer conocernos mejor por dentro y por fuera con el fin de poder disfrutar del sexo sin complejos. 


Subir

RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS EN PAREJA

A veces se acude a consulta por problemas sexuales, pero estos no suelen darse aislados, ya que muchas veces aparecen como consecuencia de problemas de otro tipo en la pareja o, en otros casos, son estas dificultades sexuales las que terminan provocando otros desajustes en la relación de pareja fuera del dormitorio.

Por ello, es aconsejable abordar la parte emocional y afectiva de la pareja para instaurar un patrón saludable y satisfactorio en la relación de pareja.

 

Subir